Emergencia las 24 horas: +(502) 22795000 ext 1911

|

  • ¡Llama hoy!

    +(502) 2279-5000
  • 3ra calle 10-71 z15

    Colonia Tecún Uman
  • WhatsApp

    4359-9184

Certificación APPLUS +

Para otorgar esta certificación a Hospital El Pilar, los evaluadores de Applus+ tomaron en cuenta las estrictas medidas de desinfección y recuperación de todos los espacios asistenciales manejados en la pandemia, la distribución de recintos de atención diferenciados, las medidas de bioseguridad y la disponibilidad de todos los equipos de protección necesarios tanto para pacientes como para los profesionales a cargo en las instalaciones. Dicha certificación indica a los pacientes la plena seguridad y garantía de una atención libre de Covid-19, avalando que no existirá contaminación del virus a pacientes, usuarios o visitantes en ninguna de las áreas de atención. Es de vital importancia la salud preventiva en la población, por lo que los pacientes deben continuar realizando sus chequeos habituales, Hospital El Pilar es una institución médica segura y certificada por seguir implementando estrictos protocolos de bioseguridad.

Además, es importante recalcar que Hospital El Pilar cubre el costo de la prueba PCR y cuenta con un personal profesional de primer nivel, tecnología de punta para atender y velar por la salud de los pacientes y su familia de forma segura e ininterrumpida. La certificación responde al trabajo realizado por el equipo del Departamento de Investigación y Calidad, y por los diversos profesionales del Hospital El Pilar, para la puesta en marcha del Plan Operativo de Seguridad frente al Covid-19. En concreto, el hospital ha establecido un protocolo completo que contempla medidas higiénicas, técnicas y organizativas con la intención de minimizar el riesgo de contagio, así como a extremar las precauciones ante la expansión del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 “Dr. Federico Ranero, director médico del Hospital El Pilar

Hospital El Pilar es ahora el único nosocomio de Guatemala que cuenta con la certificación internacional Applus+ por cumplir con el protocolo de prevención y control de infecciones durante la atención sanitaria de casos en los que se sospecha una infección por Coronavirus (Covid-19). Sus instalaciones han cumplido con todos los requisitos del referencial de Higiene y Control de Applus Certification PHC Ed 1. Todos los pacientes que requieran un tratamiento por parte de cualquier servicio de nuestra institución médica seguirán el nuevo protocolo establecido, fundamental y prioritario para garantizar las medidas de seguridad y protección tanto de pacientes como del personal sanitario del centro hospitalario durante la realización de sus consultas, pruebas o intervenciones quirúrgicas. En cuanto a la actividad quirúrgica, se ha establecido un exhaustivo protocolo preoperatorio para el despistaje Covid-19, que incluye en caso necesario la prueba de detección antes descrita” Ing. Daniel Visa, Gerente de Ingeniería e Infraestructura

Entrevista Ing. Daniel Visa

¿Por qué decidieron acreditarse por la Applus+ como Protocolo Seguro frente al COVID-19?


Durante el proceso de la pandemia, hemos llegado a comprender las tendencias de los pacientes y las motivaciones de sus comportamientos. Existe un claro síntoma de desconfianza con la figura del hospital, lo que ha provocado la demora indefinida en los procedimientos pendientes y la bajada en las pruebas de medicina preventiva.

Nosotros teníamos la certeza de estar haciendo las cosas bien en cuanto al plan de choque contra el COVID-19, pero decidimos exponernos a una auditoría externa que verificara que todos nuestros procesos aseguran un tratamiento sin riesgo de contraer coronavirus. La acreditación de europea Applus+ nos sitúa a la vanguardia de Centroamérica en la seguridad del paciente, siendo los únicos con esta importante acreditación. Todo esto supone un aval que facilita la confianza del paciente en retomar sus estudios preventivos y sus procedimientos pendientes.


¿Qué destacaría de la situación hospitalaria en Guatemala?


Según se inició la pandemia, Guatemala tuvo que enfrentarse a un confinamiento severo que se mantuvo hasta poder controlar al COVID-19. Las medidas de mitigación como el distanciamiento social, el lavado de manos y la mascarilla obligatoria persisten, así como un conocimiento mayor sobre cómo enfrentarnos a esta enfermedad. No obstante, el recelo de los pacientes hacia los centros sanitarios ha ido en aumento, por miedo a contraer el virus y agravar su situación. En Guatemala, la salud preventiva está aún afianzándose, pero se está convirtiendo en una necesidad mundial debido a la pandemia, que ha demostrado que la priorización en la prevención de la salud puede salvar vidas. Factores como el descontrol nutricional, sedentarismo o no estar correctamente tratado de alguna enfermedad puede ser crucial en el devenir del paciente.

Los hospitales dan un soporte integral, tratando la enfermedad desde todos los ángulos, al mismo tiempo que se prepara para cualquier eventualidad sanitaria. Quizás haya faltado un punto de confianza para proseguir la misma línea de actividad que tenían los hospitales antes de la pandemia.


¿Qué medidas implementó el Hospital el Pilar para frenar al COVID-19?


Hospital el Pilar creó una serie de medidas higiénicas, técnicas y organizativas que han ido implementándose según la pandemia tomaba avance. Las iniciativas impulsadas por el Gobierno de Guatemala, donde se ha hecho hincapié en el lavado de manos, distanciamiento social y el uso de mascarilla, han supuesto la base sobre la cual cimentar nuestros protocolos en aras de mitigar el avance del virus.

Desde la infraestructura, aprovechando la distribución horizontal de encamamientos del hospital, se dividió el hospital en zona COVID y zona libre de COVID, ambos 100% funcionales e independientes en emergencia, hospitalización y quirófanos. Se dotó al área de hospitalizados COVID de flujos de entrada y salida de pacientes, ingreso y egreso de suministros, ropería y desechos hospitalarios. El personal contó con un área de ingreso para puesta del equipo de protección personal, así como duchas de descontaminación y vestidores independientes de egreso. Las emergencias se dividieron, atendiendo a pacientes con patologías respiratorias en un área aislada y el resto de las patologías en un área distinta. Con esto conseguimos disminuir la contaminación cruzada entre zonas de atención, la infección del personal y la distribución de expertos según el área de tratamiento. También se equiparon las áreas COVID con ventiladores mecánicos, sistemas de alto flujo, equipo de rayos X digital y sistemas de filtrado del aire que actuasen como punta de lanza en el diagnóstico, tratamiento y protección del paciente. La limpieza y desinfección fue vital para la protección de personal y pacientes. Se procedió a una descontaminación ambiental por aerosol con un desinfectante basado en amonios cuaternarios, que reforzase las limpiezas profundas que realizaba el personal varias veces al día en las áreas de atención.

Por último, con objeto de dar una atención de primer nivel se contrató a más de 40 personas en las áreas COVID para el apoyo en análisis, atención y rotación. Se contrataron médicos, enfermeras, técnicos de laboratorio, personal de limpieza y administrativos que hicieron posible la duplicación de áreas de atención.