“El Pilar es mi lugar seguro”

Inicio 9 blog 9 “El Pilar es mi lugar seguro”

La historia de Beatriz, socia de la Asociación Española de Beneficencia

 Beatriz nació el 16 de febrero de 1984 en el Hospital El Pilar y dio a luz a su hijo 18 años después en el mismo lugar. Y desde ese momento, donde su vida como la conocía habría acabado, El Pilar se ha convertido en su lugar seguro.

Bea, como suelen llamarla, es mamá soltera y llegó al hospital con el temor de sentirse sola en un momento tan vulnerable e importante en su vida. —Pero me sentí tan apoyada, tan bien cuidada, que nunca llegué a sentirme sola  —dice al recordar la cesárea de Sebastián, su hijo.

Su parto fue entonces el punto de partida para crear un vínculo con el hospital que no ha hecho más que fortalecerse con el paso de los años. A los 11 meses tuvo que hospitalizar a su bebé por rotavirus y recuerda que a pesar de la angustia, siempre tuvo la certeza de que todo iría bien.

A los 3 años de Sebastián decidió hacerse socia de La Beneficencia, ya que su padre es español y cumplía con los requisitos. —Fue sencillo, cuestión de llenar formularios y presentar mi pasaporte. Y la he utilizado muchísimo —dice al recordar la que considera la mejor inversión para su familia. Y es que sin saberlo Bea estaba garantizándose una ayuda que la sacaría de apuros en más de una ocasión.

Bea ya se conoce el protocolo, llega con la recepcionista con el carné de La Bene, el del seguro y su dpi en mano. —Ya hasta mi teléfono se conecta solo al Wifi, me da vergüenza, pero ya soy fan de El Pilar —menciona riendo.

“Cuando eres mamá y algo le sucede a tu hijo te sueles preguntar: ¿Qué tan grave es? ¿es necesario llevarlo a emergencias? Gracias a La Bene ya no me hago esas preguntas. Voy para sentirme segura, tengo la confianza de no dudarlo, de solo tomar la decisión”.

Sebastián también siente la misma sensación de seguridad en el hospital. Desde niño ha atravesado rotavirus, una operación de la nariz, bronconeumonías; fracturas y esguinces en su adolescencia por el fútbol, y en cada ocasión ambos se han sentido bien recibidos y atendidos con especial cariño.

Bea recuerda con nostalgia a su hijo pequeño mirando las instalaciones tan bonitas, los murales; jugando en las áreas de juego, con los videojuegos, o pintando con las enfermeras que siempre estaban al pendiente de él; y entre sus recuerdos guarda un cuaderno didáctico para rellenar que le brindaron el hospital y que le ayudó a su hijo a comprender por qué estaba ahí y qué iba a pasar. Todo lo que un niño necesita para organizar su experiencia y sentirse seguro.

 Pero su hijo no es el único que se ha visto beneficiado, Bea es una mujer que cuida mucho su salud y asegura que ser socia de La Bene tiene mucho que ver con ello. Cada año se realiza sus chequeos de rutina, es algo que para ella es importante y tiene como prioridad, pero es consciente de que si no fuera por el apoyo económico que le otorga La Bene probablemente no sería así.

“El mejor regalo que me ha dado La Bene ha sido su red de médicos”.

El Pilar es su hospital familiar, asegura que su mamá tampoco iría nunca a otro lugar y cuando otros familiares suelen llamarla para preguntarle a qué medico ir no duda en recomendar a los que conforman su red. Confía en la excelente capacitación de cada uno de los médicos y en su experiencia siempre sale de la consulta o la emergencia con una sonrisa. ¡Y ni qué hablar de los beneficios en pandemia! Cuando el laboratorio LAB&GO le facilitó cada una de las pruebas de Covid-19 para no quedarse con la duda ante un posible contagio y tras su único positivo su médico de cabecera le brindó todo el apoyo necesario sin tener que salir de casa.

“Los beneficios por ser parte de La Bene son muchísimos: lo que pagas vs lo que recibes, la red de médicos capacitados para acompañarte en lo que sea que necesites, el apoyo en cuanto a porcentaje a pagar de la cuenta y el trato, esa confianza que te brinda todo el personal por ser de La Bene”.

Actualmente a su hijo le quedan 7 años como beneficiario, pero Sebastián y ella lo tienen claro: “Al cumplir sus 25 años, se hará socio de La Bene”.

Isabel Velásquez

Lo Más Leído

El regreso al colegio y la llegada de los virus a casa

El regreso al colegio y la llegada de los virus a casa

Todo es felicidad para los padres cuando sus hijos regresan al colegio, hasta que inician los síntomas como aviso de que han llevado un virus a casa. Nuestros pediatras te cuentan qué hacer en este regreso al colegio para estar preparada. Juan es un niño de 4 años que...

Danzando desde el corazón

Danzando desde el corazón

 La historia de un bailarín con fractura de columna La danza no se escoge, ella te escoge a ti. Has sido escogido, dedicaste tu vida a ella y un día, sin recordar lo que realmente sucedió, te enfrentas ante la posibilidad de no poder volver a danzar. Esta es la...

Un deportista de corazón

Un deportista de corazón

Enrique Blas es un atleta de alto rendimiento que ha dedicado su vida al deporte de la pelota vasca, más conocido como frontón, originario de España. Ha participado en dos campeonatos mundiales –uno en 2006, en México, donde ganó el 5º lugar– y en un Juego...

“Esa persona no se puede morir en mi turno”

“Esa persona no se puede morir en mi turno”

La motivación diaria de una enfermera De todos nuestros órganos el corazón es el único indispensable. ¿Y si el corazón de una persona por un momento estuviera en tus manos? Rebeca Guamuch es enfermera desde hace seis años y ama su trabajo como técnico de cardiología...

¿Cómo impacta La Bene en la vida de un español?

¿Cómo impacta La Bene en la vida de un español?

Pedro Marcet, nacido en Villa Real, España, tocó tierra guatemalteca a sus 25 años. Poco después, en 1988, tuvo su primer trabajo como Gerente de la Asociación Española de Beneficencia, lo que lo llevó por lógica a formar parte de La Bene como socio. Desde ese momento...